domingo, 16 de julio de 2017

Federico García Lorca, Alicante y el 18 de julio de 1936



                         (Federico en la playa del Postiguet con alicantinos, diciembre 1932)

Por Ramón Fernández Palmeral



 Siempre que llega el 18 de julio, además de acordarme del inicio de la Guerra Civil de 1936, me acuerdo que es la onomástica de San Federico, o sea, de  San Federico de Utrecht, obispo y mártir, Príncipe de la paz, que es el significado de este bello nombre de origen germánico. Su forma antigua es Fridureiks, en que el primer elemento, Fridu, significa "paz" y el segundo, reiks, significa príncipe. Nació en esta misma ciudad a finales del siglo VIII. Fue educado por el obispo san Sigfrido, que una vez completados sus estudios eclesiásticos le ordenó sacerdote.

    Analizado los antecedentes del santoral de San Federico, me acuerdo de otro mártir poeta, el nuestro, de Federico García Lorca (1898-1936), poeta, dramaturgo y director de la Barraca, teatro universitario. De mi amigo el investigador hernandiano Gaspar Peral Baeza, conocía que Federico García Lorca estuvo en Alicante a finales del año de 1932, en el teatro Principal. En el archivo de Gaspar encontró, la noticia de prensa en el Luchardor de Alicante de 28 de diciembre d1932,  una fotografía de Federico en la playa del Postiguet, junto al pintor y muralista Gastón Castelló (a la derecha de Federico) con el músico José Juan Pérez (Juan de apellido) y el periodista Antonio Blanca. Yo le pedí a Gaspar que me escribiera la historia de Lorca en Alicante para publicarla en le revista PERITO  (Literario-Artístico), impresa en Alicante que yo dirigí durante 28 números. Pues bien en el número 9 del 9 de octubre de 2006, le publique sus artículos que se titula: “Federico García Lorca con la Barraca en Alicante”.

    La Barraca tuvo dos funciones en el Teatro Principal. La primera representación fue el 29 de diciembre con la interpretación de los entremeses de Miguel de Cervantes titulados Las cuevas de Salamanca con decorados de Santiago Ontañón y La guarda cuidadosa y Los dos habladores. La segunda representación fue el 31 de diciembre a las seis de la tarde, entradas gratuitas se ofreció La vida es sueño de Pedro Calderón de la Barca. Federico que además era actos representó La Sombra, envuelto en amplios tules negros. La barraca estaba codirigida por Eduardo Ugarte que era yerno del comediógrafo alicantino Carlos Arniches, por estar casado con su hija Pilar. La hija Rosario se había casado con José Bergamín (pero esta es otra historia). Después de la actuación de la Barraca en Alicante machó a Elche y a Murcia, y será en Murcia en la casa del periodista Raimundo de los Reyes, que dirigía la revista y editorial Sudeste, donde Federico y Miguel Hernández se conocieron, en cuya editorial publicaría Perito en lunas.

    Comentada brevemente la estancia de García Lorca en Alicante, pasamos al 18 de julio (día del golpe de Estado), que es parte del título de este artículo. En julio de 1936 Federico estaba en Madrid, y pensó trasladarse a Granada, para celebrar la onomástica de su padre don Federico García Rodríguez y el suyo propio, que como he aludido anteriormente coincide con el fatídico día del 18 de julio. Por ello el 13 de julio Federico  visita las oficinas de la revista Cruz y Raya, que, al no encontrar a su director José Bergamín, le deja  el manuscrito de Poeta en Nueva York. Pasa el día con su amigo íntimo Rafael Martínez Nadal, quien lo acompaña a la estación de Atocha, donde toma el tren a Granada. El 14 está en su casa  la Huerta de San Vicente. El 20 es detenido su cuñado, Manuel Fernández Montesinos, alcalde socialista de Granada, casado con su hermana. Quien un  16 de agosto  Manuel Fernández Montesinos, casado con Concha, será asesinado por los fascistas en Granada.  Federico García Lorca se ocultó en la casa del poeta Luis Rosarles pero será detenido es conducido a Víznar, en las cercanías de Granada, donde el día 19 de agosto será fusilado entre Víznar y Alfacar.

    Antonio Machado escribió en dolorido poema titulado: “El crimen fue en Granada”, cuya primera parte dice:

  Se le vio, caminando entre fusiles,
por una calle larga,
salir al campo frío,
aún con estrellas de la madrugada.
Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.
El pelotón de verdugos
no osó mirarle la cara.
Todos cerraron los ojos;
rezaron: ¡ni Dios te salva!
Muerto cayó Federico
—sangre en la frente y plomo en las entrañas—
... Que fue en Granada el crimen
sabed —¡pobre Granada!—, en su Granada.


   
Miembros de La Barraca en Elche, delante de la palmeral Imperial, 1 de enero 1933

sábado, 15 de julio de 2017

Una tarde de tertulia con la escritora madrileña Yolanda Iscar







Por Ramón Fernández Palmeral

La escritora madrileña Yolanda Iscar estuvo el pasado viernes día 14 en la Casa del Libro de Alicante presentando su última novela Albrecht Seller. Almas de cristal, y al día siguiente sábado en la sede la Asociación de Artistas Alicantinos, invitada por el presidente Juan Antonio Poblador, y por su secretario y escritor Carlos Bermejo.
                                           
Esta visita a la Asociación se convirtió en una tertulia literaria a la que asistieron numerosos escritores y pintores alicantinos. En dicha tertulia Yolanda departió con los asistentes sobre la composición de la novela, la argumentación y los conflictos que en ellas existen, pues de lo contrario no sería posible la novela. Se siente admiradora  de dos grandes  escritores como  Ken Follett y Agatha Cristie, de lo que ha aprendido a componer las estructuras de sus novelas, porque en realidad sus novelas en el fondo son policíacas.

Como Yolanda además de escritora es guionista de cine y televisión, departió con nosotros sobre la composición de un guión, para lo cual se requiere conocer su técnica. Porque en realidad el gran sueño de un escritor/a es que escribas una novela y te la compren para hacer una película.

Yo le estuve hablando del desierto cultural que es Alicante, respecto a la metrópolis madrileña, llena de oportunidades culturales, televisión, exposiciones y relaciones públicas tan importante para los noveles. Yolanda nos dijo que efectivamente en Madrid hay muchas oportunidades, pero también mucha competencia; pero lo esencian son las relaciones pública.

Yolanda es una gran conversadora y a todas las preguntas respondió por un tiempo que en principio iba a ser una hora y se alargó durante dos horas, largas, pues estábamos tan ansiosos por conocer qué se cuece fuera de Alicante, que la tertulia se prolongó durante un vino y uno canapés de honor.

Nos contó la sinopsis de su novela “Almas de cristal”, que trata de una superposición entre los tiempos actuales y la II Guerra Mundial, con campos de concentración de judíos, como fondo, donde suceden crímenes y otras extrañas circunstancias.

Al finalizar, escritores y poetas alicantinos hicimos intercambio de libros, que le dimos a ella dedicados con gran ilusión y esperanzas de que nos lea. Después firmó ejemplares de su novela, pues hubiera sido una pena que después de ponernos “los dientes largos”, no hubiera traído ejemplares, función de venta que hizo su marido.

El resumen de este encuentro con Yolanda fue muy fructífero por el intercambio de información, de este Alicante, que yo llamo “desierto periférico de la cultura”, alejada de los centros editoriales como Madrid o Barcelona. Entre los asistentes recuerdo que estuvo la poeta María Teresa Rodríguez, así como la poeta Nieves Fernández, ciudarealeña de Almagro, que está de vacaciones en Alicante.

Yolanda, entre otras actividades es embajadora cultural de ONG BBALP (Bisila Bokoko African Literacy Project) que tiene como misión contribuir a la alfabetización entre los pueblos africanos, con sede en Nueva York y filiales en Ghana, Francia y España.

Madrina de la asociación española de poesía "La buena letra". Embajadora de "Ramas del Arte" en Europa. Miembro del colectivo de autores de Valdemoro (Madrid). Defensora de los derechos de la mujer en diversas conferencias y representaciones poéticas, en la asociación nacional "Andrea González". Y ha ejercido de modelo en actos benéficos.

Alicante, 16 de julio 2017 

Para ver más fotos y el tecto de Carlos Bermejo, pinchar en el blog  de la Asociación de Artistas Alicantinos.

jueves, 13 de julio de 2017

Ramón Fernández Palmeral ha pasado a ser columnista de ALICANTE PRESS


                                           Avatar de Ramón Fernández Palmeral, en prensa



 Ramón Fernández Palmeral, después de publicar en el Diario Información, Levante emv, Almeria Hoy, Alicante Hoy, esporádicamente, ha recibido la oferta de tener una columna propia de opinión en el diario digital ALICANTE PRESS. El futuro de la información está en los peródicos digitales, sencillamente porque somos muchos los escritores que ya no cabemos en los espacios impresos de los peródicos.

 VER TODOS REUNIDOS EN ALICANTE PRESS:

5) Aparcamientos en la playa de Urbanova y Aguamarga
 https://alicantepress.com/not/34909/aparcamientos-en-las-playas-de-urbanova-y-aguamarga/


4) Ximo Puig resiste el intento de derriba de Sánchez
/https://alicantepress.com/not/34894/ximo-puig-resiste-el-intento-de-derribo-de-sanchez/

3) Una tarde de tertulia literaria con Yolanda Iscar
 https://alicantepress.com/not/34885/una-tarde-de-tertulia-con-la-escritora-madrilena-yolanda-iscar/

2) Al acoso y derribo de Ximo Puig
13 de julio 2017
https://alicantepress.com/not/34866/al-acoso-y-derribo-de-ximo-puig

1) En la presentación del número 40 de la revista AUCA
 11 de julio 2017
 https://alicantepress.com/not/34852/en-la-presentacion-del-numero-40-de-la-revista-auca/


miércoles, 12 de julio de 2017

La Generalitat catalana, nada tiene previsto para el centenario del nacimiento de José María Gironella






   A pesar de que el escritor ampurdanés José María Gironella Pous, tiene ocho apellidos catalanes, es obviado por la Generalidat catalana, y por ahora no tiene previsto celebrar el centenario de su nacimiento.

 
 El prolífico escritor José María Gironella nació hace cien años en el pueblo de Darnius de la comarca del Ampurdán (Gerona) el 31 de diciembre de 1917.  Es autor de treinta y seis libros publicados, y es famoso por su trilogía sobre la guerra civil Los cipreses creen en Dios (1953) que ganaría el Premio Nacional de Literatura en 1955 (un bestseller que ha vendido doce millones de ejemplares), que se complementa con Un millón de muertos (1961), y Ha estallado la paz (1966). Anteriormente en 1946 ganó el Premio Nadal de novela con Un hombre. Años después  ganaría el Planeta con la novela Condenados a vivir en 1971.

   Expuesto y visto estos antecedentes literarios, propios de haber merecido un Premio Nobel de Literatura,  nos preguntamos por qué la Generalitat de Cataluña se olvida de hacer un congreso, un seminario o un curso de verano. Nuestras consideraciones son varias y la costumbre de encasilla a los escritores por su afinidad política; pues Gironella luchó al lado de los Nacionales, y por lo canto tachado de franquista, y por otro lado no escribía en catalán, sencillamente, como dijera él, el catalán era un idioma localista, y por lo tanto su obra no iba a tener la repercusión nacional e internacional que buscaba, y le  facilitaría all escribir en español o castellano.

   Es evidente que tanto los del JXSí, CUP y ERC, no lo consideran uno de los suyos. Es un franquista al que hay que olvidar, o cambiarle su hombre en sus calles.
    Una tercer razón del olvidado centenario de Gironella por Puigdemont, Oriol Junquera, o de Carme Forcadell, sea la de que están muy liados con esto de la consulta ilegal del referéndum de determinación del 1-O, y no tengan tiempo ni para rascarse mientras compran las urnas, preparando los colegios electorales y convences a los funcionarios de que no les pasará nada por no respetar las sentencias del Tribunal Constitucional, unido a la pasividad del Gobierno que prefiere actuar sobre hechos consumados, más que por provocaciones, porque después vienen los jueces de turno y anulan los procesos por falta de pruebas, porque para aplicar el apartado 5º del art. 472 del vigente Código Penal, se ha deDeclarar la independencia de una parte del territorio nacional” o para que el Congreso acepte aplicar el art 155 de la Constitución. Pero la situación sería diferente, si a los infractores, les aplicaran unas penas accesorias de embargo de bienes y congelación de las cuentas corrientes.

   Pero retornando a la biografía de José María Gironella, que es el tema principal del presente artículo, porque en estos tiempos en cuento hablamos de los separatistas catalanes se no va la olla. Como el primer libro de Gironella premiado en el Nadal, no tuvo éxito, apenas se vendieron 800 ejemplares, le hizo caso a Ortega y Gasset y en 1949 se fue con su mujer a París, a conocer mundo. El texto de Los cipreses creen en Dios lo escribió en Paris, y lo reescribió cinco veces durante cuatro años, porque no le gustaba cómo quedaba. El original se lo vendió a una editorial francesa. Estando un día en Madrid, conoció el editor José Manuel Lara, de Planeta y tuvo la idea de dejarle  la novela a la esposa de Lara, María Teresa Bosch, que era ampurdanesa como Gironella. "Aquella misma noche", según contaba Gironella, "la señora Lara empezó a leer el libro y hacia las tres de la madrugada despertó al editor para decirle que aquel libro les iba a salvar la editorial, que pasaba por momentos difíciles". La saga familiar de los Alvear era una historia que le podía pasar a cualquier español de aquella época. Para editarla en España tuvo que hablar con el censor llamado Florentino Pérez, que era del Opus Dei, pero consiguió pasar la censura. El propio Franco leyó la trilogía y llego a decir “Esto sí fue la guerra”.  Gironella había vivido la guerra porque cuando empezó en 1936 se marchó a Francia, y desde aquí pasó a San Sebastián donde se uniría al ejército Nacional.
  Conclusión, Gironella se quedará sin centenario, salvo que mucho cambien la política catalana.

                       Alicante, 13 de julio de 2017